Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de los Bienes Culturales
Orlando - la defensa de un héroe frágil

Orlando - la defensa de un héroe frágil

Orlando – the defence of a fragile hero
© Dennis Jarvis - wikimedia

Durante 600 años, la Columna de Orlando se ha mantenido en el centro de la plaza Luža, frente a la Iglesia de San Blas, en el corazón de la ciudad vieja de Dubrovnik. Es un monumento relativamente pequeño, de unos 4 metros de altura, tallado en 1417 por el escultor italiano Bonino di Jacopo a partir de un solo bloque de piedra caliza, con una base de piedra y cornisa separadas. Sin embargo, este aspecto tan modesto oculta una rica red de conexiones culturales que vinculan este monumento desde las tradiciones literarias medievales, hasta las nociones actuales de independencia e identidad nacional en la Europa moderna.

La figura central de la columna representa a Roland u Orlando, como se le conoce localmente, vestido como un caballero, portando un escudo y una espada. Roland era un líder militar bajo el mandato de Carlomagno, cuya muerte se celebró más tarde en 778 en el poema épico C11º, La canción de Ronaldo. Convirtiéndose en una figura literaria popular desde entonces y durante todo el período medieval y renacentista (siendo también la inspiración para el personaje de Orlando en la obra Como gustéis de Shakespeare), Roland llegó a representar la lucha por la libertad ante la tiranía y la injusticia. Como tal, fue adoptado como un símbolo de los derechos cívicos bajo la ley sajona, con la construcción de “estatuas de Roland” en ciudades de toda Alemania y países vecinos que alcanzaron un máximo de popularidad durante los siglos XIV y XV. Sin embargo, es curioso cómo una estatua de Roland llegó a terminar en medio de Dubrovnik, en el Adriático, en lugar de en la costa del Báltico.

Desde el momento de su construcción, la Columna de Orlando ha asumido un lugar especial en la conciencia pública, representando para el pueblo de Dubrovnik el orgullo y la independencia de su ciudad. La ubicación de la columna, frente a la iglesia de San Blas (el santo patrón de la ciudad de Dubrovnik) completa esta narración simbólica. Originalmente utilizada como plataforma para la entrega de proclamaciones públicas, la función simbólica de la columna pronto se consolidó en su uso como soporte para la bandera de la ciudad.

A pesar de (o quizás en parte debido a) su importancia simbólica, no le ha ido nada bien a la columna en los últimos años. Ha tenido una historia de conservación muy accidentada, no se sabe mucho de ella antes de 1825, cuando colapsó por un fuerte viento, tras lo cual permaneció almacenada durante unos 53 años. Desde su reconstrucción en 1878, ha sido objeto de varias restauraciones, la primera en 1954, cuando las grietas en la base de la escultura se rellenaron con cemento. Después de la Guerra de Independencia de Croacia (1991-1995), durante la cual se protegió detrás de vallas de madera y sacos de arena, la columna se utilizó nuevamente como asta de bandera, esta vez para celebrar la Ciudad de Dubrovnik y la República de Croacia. Sin embargo, a principios de la primera década de 2000, la columna mostraba nuevas grietas, lo que indicaba que no era lo suficientemente fuerte como para resistir este uso. En 2006 y 2007, tras una serie de investigaciones, se llevaron a cabo varios trabajos estructurales en la columna por parte de contratistas privados, con el principal objetivo de fortalecerla para que pudiera seguir ondeando la bandera de la Ciudad.

Orlando – the defence of a fragile hero

Desafortunadamente, poco después de que se completaran las obras, comenzaron a aparecer severas grietas en todas las caras del monumento, hasta que se propuso transportar la columna por completo a un museo e instalar una réplica en su lugar. Consciente del fuerte apego del público al monumento y decidido a encontrar la mejor solución para su conservación, en 2019, el Instituto de Conservación de Croacia lanzó un nuevo programa de investigaciones para encontrar las causas subyacentes del deterioro. En vista de la complejidad del problema y para apoyar estos esfuerzos, el Ministerio de Cultura de Croacia también solicitó al ICCROM que reuniera a un equipo de expertos internacionales para llevar a cabo una evaluación del sitio de la Columna de Orlando y revisar la evidencia recopilada.

En febrero de 2020, el equipo de la misión del ICCROM, compuesto por dos conservadores especializados y un ingeniero estructural, realizó una visita al sitio para evaluar el estado de la columna de Orlando. La misión encontró que el monumento estaba en un estado tan frágil que cualquier intento de moverlo podría ponerlo en peligro. También identificaron una serie de preguntas pendientes que deben responderse para saber cómo proteger mejor la columna. Por consiguiente, el equipo de la misión presentó un plan de investigaciones científicas para resolver estas incógnitas e iluminar el camino a seguir para la conservación a largo plazo de la columna.

Sin embargo, una cosa que quedó clara es que, aunque el monumento es frágil, no parece estar en peligro de colapso inmediato, siempre que no esté sujeto a más tensiones. Esto significa que mientras las investigaciones continúan, Orlando puede quedarse donde está, aunque con alguna protección adicional. Sin duda, esto será una buena noticia para la gente de Dubrovnik que acaba de celebrar su 600.º aniversario, y de alguna manera, la historia de este particular Roland, el protector de los derechos cívicos, nos recuerda que tales cosas pueden en ocasiones ser frágiles y necesitar defensas.

Agradecimientos
El ICCROM agradece al Ministerio de Cultura de Croacia y a las autoridades de la ciudad de Dubrovnik, el Instituto de Res